Hoy en día casi todos tenemos grupos de Whatsapp con las demás familias de la clase de nuestros hijos e hijas en nuestros teléfonos móviles. Son extremadamente útiles para muchas cosas y nos sirven también para socializar en nuestro entorno educativo. Pero como todas las redes sociales, hay que saber usarlas y evitar conductas que puedan perjudicar a cualquier persona de nuestra comunidad escolar, incluyendo a nuestros propios hijos.

Para ayudaros a detectar malas prácticas y evitarlas, el sindicato independiente de enseñanza ANPE, nos envía un decálogo del buen uso que compartimos a continuación: